EL ÁRBOL, EL ARBOLADO, EL ARBOLADO URBANO, LA PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO.

Hace una semana he denunciado[i] la corta de arbolado en una finca de Castro Urdiales, la casa de Garma, uno de los ejemplos de arquitectura ecléctica de lo que fuera una hermosa y singular ciudad jardín, hoy adulterada por efecto de un crecimiento urbanístico que ha permitido que las plusvalías económicas del suelo estropeen la calidad urbanística y arquitectónica de la ciudad.

El arboricidio de la casa de la Garma se llevó por delante la vida de un hermoso árbol, un cedro del Himalaya centenario, y además un magnífico magnolio, dos palmeras y una yuca, todos de gran porte, dejando la parcela desnuda de arbolado, insolente, asolada. Más allá del estropicio, este hecho es ejemplo de la desprotección del arbolado urbano en Cantabria y en España. Naturalmente hay excepciones muy honrosas, como las de la comunidad autónoma de Madrid que ha sido capaz a de legislar para la protección de arbolado urbano; y ciudades que nos sirven de referencia, como Vitoria, que tiene una ordenanza ejemplar sobre protección del arbolado urbano. Otros ayuntamientos incorporan en la normativa urbanística de sus Planes Generales ordenanzas de protección de árboles singulares y arboledas, o catálogos de protección en los que se enumeran los árboles que por su singularidad merecen ser protegidos. (Permítaseme un paréntesis llegado a este punto. La protección del árbol singular es una redundancia. Todo árbol es singular, no solo aquel que por su excelencia merezca una posición en la pasarela del arbolado. Protesto por singularizar la protección del árbol y reivindico la protección de la generalidad de los árboles, del arbolado, del arbolado urbano).

FotosAntesyCorta_reduc

A la izquierda, vista parcial del jardín de la casa Garma en Castro Urdiales; en primer plano el cedro del Himalaya talado, y al lado, el magnolio, también talado. La tala (imagen de la derecha) se produjo sin permiso municipal, el 12 de enero de 2018.

En Cantabria contamos demasiadas experiencias de maltrato del ecosistema urbano. Hace tres años Equo Cantabria denunció la corta de cientos de ejemplares en el ensanche de Laredo. Poco más tarde fueron los vecinos de Noja quienes denunciaron la corta de una veintena de enormes eucaliptus en esa villa. Hace un par de meses el colectivo Torrearboleda, de Torrelavega, denunció la corta de varios ejemplares de roble americano en el parque Manuel Barquín. Son casos conocidos y denunciados, pero los casos desconocidos y no denunciados son cientos. Con la impunidad que les da la inexistencia de regulación, propietarios dan matarile al arbolado urbano con la convicción de que nadie va a sancionar la corta de un árbol, o de varios árboles, porque son de su propiedad. El caso de Santander es también paradigma de ciudad arboricida tal como ha denunciado en el este último año ARCA en varias ocasiones: la corta de 47 árboles en la calle san Martín del Pino, o más recientemente, el arboricidio perpetrado en la avenida Victoria (en este caso so pretexto de limpieza y desbroce de la finca se han llevado por delante decenas de árboles adultos, todo un clásico de los arboricidios en fincas privadas).

Cuando se comete un acto de este tipo se dan dos circunstancias que colaboran en el fatídico resultado. Primero, hay voluntad de cargarse un árbol, pretensión muchas veces ligada a un falta de cultura sobre la importancia que tiene el árbol para la salud de las personas y para la calidad de vida de la ciudad, pesando más el absurdo utilitarismo que implica la corta de arbolado: ampliar espacio, evitar molestias, o hacer leña. La segunda circunstancia es la de una falta de regulación que deja con el culo al aire a las administraciones que prometen amar el medio urbano pero no son capaces de protegerlo convenientemente. Entre ambas circunstancias aparece también un inconveniente: la mala planificación en la plantación de árboles en espacios públicos y privados.

Se cumple ahora un año desde que Podemos Cantabria, con la inspiración de ARCA, tramitara en el parlamento de Cantabria una proposición de ley sobre fomento y protección del arbolado urbano para Cantabria. La proposición fue rechazada con los votos en contra de los partidos del gobierno (PSOE y PRC) y la abstención del resto (PP y Ciudadanos). Si pudiéramos acceder al diario de sesiones nos sorprenderíamos del escaso nivel cultural de nuestros parlamentarios, y su falta de preparación jurídica. Lo más repetido en aquella sesión era aquello de que esta ley podría invadir competencias municipales, lo cual es una idiotez. Nada que ver con los pronunciamientos de la carta de derechos del árbol en la ciudad (a la que, por cierto, está adherida la ciudad de Santander, aunque a veces sus responsables públicos se olviden de ello):

  • La ciudad necesita el árbol como un elemento esencial para garantizar la vida.
  • El desarrollo del árbol en la ciudad debe darse en toda su plenitud, aprovechando cuanto nos ofrece y en toda su potencialidad, si dispone del espacio y las condiciones que requiere.
  • El sistema de arbolado de nuestras ciudades es un sistema básico, y como tal, debe ser valorado, planificado y gestionado.
  • El árbol contribuye al enraizamiento de la cultura en el lugar y en la mejora de las condiciones de habitabilidad en el medio urbano, factores ambos determinantes de la calidad de vida en la ciudad.
(Declaración del Derecho al Árbol en la Ciudad. Carta de Barcelona. Congreso “El Árbol y la Ciudad”. Barcelona, 2 de Junio de 1995)

Valorar, planificar y gestionar el arbolado urbano. Lo pueden hacer los Ayuntamientos aprobando ordenanzas municipales en el ámbito de sus competencias: proteger los árboles de la ciudad, y fomentar el cuidado por parte de vecinos y propietarios. Es la senda seguida por ciudades como Vitoria, y sobre todo por unos cuantos municipios de Madrid (al auspicio de su ley autonómica) en los que se protege el arbolado público y el privado).

Ninguna de las ciudades de Cantabria tiene una ordenanza de protección de arbolado urbano y ya va siendo hora, como así lo ha reivindicado recientemente el colectivo de vecinos Torrearboleda (hermoso nombre). Hay que seguir el ejemplo. Así que hagan el favor los partidos con una mínima inquietud por la protección del medio ambiente: incorporen objetivos en sus programas, promuevan mociones en los plenos, y difundan por el mundo la necesidad de proteger los árboles, también los de las ciudades. Nos va la vida en ello.

Juantxu Bazán. 24 de marzo de 2019.

[i] La denuncia fue presentada mediante escrito de EQUO CANTABRIA dirigido al Ayuntamiento de Castro Urdiales el 6 de marzo de 2018.
FotosAntesyDespués_reduc

Vista general de la finca de la casa de Garma, antes y después de la tala de arbolado.

Artículo publicado en la tribuna del diario.es de Cantabria el 26 de marzo de 2019

Nadie quiere la mierda de Vuelta Ostrera

El asunto de Vuelta Ostrera huele muy mal. Es un olor fétido, molesto, insalubre… que proviene de las sedes del Ministerio de Medio Ambiente y del Gobierno de Cantabria, cuyos responsables no han sido capaces de ventilar durante más de veinte años el tufo provocado por el sistema de depuración de aguas residuales en la cuenca del río Besaya que concentra parte de su mierda en la EDAR de Vuelta Ostrera. Hablo de “mierda” adrede, porque me gusta llamar a las cosas por su nombre, a pesar de que para la Real Academia Española los muchos significados que tiene esta expresión son malsonantes.  Me referiré a algunos de ellos.

Denomina “mierda” la RAE al “excremento”, y también al “hecho o situación que repugna y que es susceptible de ser callado, tapado, ocultado”. Y como tal también puede ser descubierto, y sacado a la luz. En ese empeño se puso a trabajar la asociación ecologista ARCA dejando patente la ilegalidad de la construcción de la EDAR en la marisma de Cortiguera ante la ceguera irresponsable de los cargos de Medio Ambiente de la Consejería y del Ministerio con la colaboración necesaria de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. ¿Es posible entender que se haya autorizado la construcción de una EDAR en zona de marisma de dominio público? Solo la soberbia de aquellos políticos nos ha traído ahora este gravísimo problema. La sentencia del Tribunal Supremo declaró nula en el año 2005 la macrodepuradora de Vuelta Ostrera y la EDAR deberá ser demolida antes de que termine el 2020. Me viene enseguida a la mente la siguiente acepción, la que significa “mandar a la mierda” a todos los que debieron tener algún tipo de condena y que siguen tan campantes, en sus puestos, aún y a pesar de que eran sabedores de que Vuelta Ostrera se estaban construyendo ilegalmente. Quizás si en su momento se hubieran pedido disculpas y se hubieran depurado (nunca mejor dicho) responsabilidades, el futuro de Vuelta Ostrera podría presentarse hoy más razonable.

EmplazamientosSustituciónVueltaOstrera

Siete emplazamientos que propone el Ministerio de Medio Ambiente para ubicar la EDAR de Vuelta Ostrera cuando sea demolida.

Tal como ha sido concebido por el Ministerio de Medio Ambiente, la demolición de Vuelta Ostrera trae consigo la necesidad de construir una alternativa a la EDAR en otro lugar próximo a la desembocadura del Besaya, lo que significa que, tras la demolición de la actual depuradora en funcionamiento, y la consiguiente construcción de la infraestructura de la nueva EDAR, con nuevas estaciones de bombeo, nuevos colectores, y el posible emisario submarino para echar las aguas depuradas mar adentro, se gastarán cerca de cien millones de euros. El problema es de enorme gravedad, con consecuencias sociales, ambientales y económicas muy negativas. Sin embargo, el modelo de nuestros gobernantes es el de reproducir el mismo esquema que nos ha llevado a esta grave situación: construir una enorme depuradora y pasarle el marrón a los municipios de la desembocadura del río Besaya que, como es normal, nadie quiere ver ni oler.

Y es aquí donde al asunto alcanza caracteres de dilema universal: nadie quiere la mierda. Máxime cuando la inmundicia proviene de poblaciones, fábricas, establecimientos… que excrementan río arriba. En el debate surgido tras hacerse públicas las alternativas para la construcción de la nueva EDAR falta claridad y sobran falacias. Es falso que se esté planteando una alternativa a Vuelta Ostrera; en realidad no se está debatiendo nada, más allá de reproducir el modelo de Vuelta Ostrera, con las mismas dimensiones y los mismos procedimientos, concentrar la mierda, depurarla y echarla al mar. No, no es una alternativa. No al menos para los núcleos urbanos menores y las zonas urbanas más diseminadas que podrían tener sistemas de depuración ecológicamente más aceptables en la dirección de cumplir de forma ejemplar con la Directiva Marco del Agua. En realidad con las siete ubicaciones que se plantean para la neodepuradora de Vuelta Ostrera lo que se está haciendo no es elegir la mejor opción para depurar las aguas residuales, sino la menos mala. Entre ellas se plantean algunos lugares (como el de las canteras de Cuchía, en suelo protegido por el Plan de Ordenación del Litoral) que podrían ser tan cuestionados desde el punto de vista jurídico como la actual ubicación. Cualquiera de las opciones que se han puesto sobre la mesa parece disparatada, porque es irracional que la solución al problema de saneamiento pueda consistir en demoler una depuradora en zona de dominio público para construir otra de similares dimensiones a trescientos o mil trescientos metros más allá para seguir vertiendo las aguas depuradas a la ría o al mar. De hecho, como nadie quiere la mierda, lo que están haciendo los Ayuntamientos es rechazar la opción que les toca más cerca, tal como han hecho los Ayuntamientos de Suances, Miengo y Torrelavega.

Y es aquí donde aparece la acepción que expresa contrariedad e indignación, con las consiguientes ganas de “mandar a la mierda” a alguien. No me parece serio que el futuro de la calidad del río Besaya, de la ría de Requejada, de su desembocadura, y del mar que baña sus costas se esté dilucidando en esta especie de pito pito gorgorito que se traen entre las administraciones locales, autonómicas y estatales. El futuro del saneamiento de la cuenca del Besaya, más allá de que a quien corresponda la competencia sobre sus aguas, interesa a todas las personas que viven en sus núcleos de población, y todas las Administraciones y ciudadanía debieran involucrarse de una forma más responsable, colaborativa y buscando el interés común. Entiendo que no es tarea fácil, pero no es de recibo que en todo este tiempo después de casi veinte años sabiendo que Vuelta Ostrera es ilegal e inviable, ahora sigamos por el camino del desconcierto.

Para terminar esta escatológica epístola solo me queda la última de las acepciones que nos presta la Real Academia, y es la que se entona, en este teatro de la confusión, para desear a todos nuestros actores “!mucha mierda!”.

 

Juantxu Bazán, 28 de febrero de 2018

Publicado en PRIMERA PÁGINA del diario.es Cantabria el 4 de marzo de 2018

Arboricidio en la casa Garma de Castro Urdiales

Arboricidio. Expresión aún no incluida en el diccionario de la RAE pero que es comúnmente entendida como el asesinato o muerte de árboles, cuando se produce de forma arbitraria.

Hace años, allá por el 2013, se hizo público que la casa Garma en Castro Urdiales se iba a convertir en un hotel de lujo. Una buena iniciativa, sin duda, la de Promociones Paraíso – Inmobiliaria Izarra, que garantiza el sostenimiento de un excelente edificio. La casa Garma, en el barrio Brazomar de Castro Urdiales, es uno de los ejemplos importantes de arquitectura ecléctica de principios de siglo, con notas de arquitectura modernista, y magnífica construcción en mampostería y sillería. Un volumen muy equilibrado en lo que otrora fue una ciudad jardín ejemplar, la que se extendía desde Brazomar al casco urbano de Castro. El valor arquitectónico del edificio se realza con el jardín en el que crece una vegetación que embellece la casa y el entorno contribuyendo a conformar un medio urbano amable con la naturaleza. Así ha sido hasta hace un par de semanas.

Arboricidio. Casi siempre que se denuncia suele ser demasiado tarde. La destrucción vegetal se ha consumado. Pese a ello hay que denunciar porque no es de justicia que se destruyan irracionalmente seres vivos.

La tala de árboles urbanos, cuando se producen dentro de una propiedad, es de escasa visibilidad, y suele pasar desapercibida. Así que cuando me aproximo a la casa Garma, en su finca tan solo quedan algunas señales del estropicio. El edificio ha quedado despejado de vegetación, su jardín desnudo. Se ha matado un hermoso ejemplar de cedro (cedrus deodara) al que le costó cien años llegar a alcanzar su magnífico porte. También se ha talado un magnolio, una hermosa yuca de casi un metro de diámetro de tronco, y dos palmeras (Trachycarpus fortunei). Todos los árboles se encontraban en perfecto estado de salud, tal como atestiguan las fotos de google maps que se presentan a continuación:

CasaGarmaAntes_googleMaps4_magnolioCedro

Cedro y magnolio talados dentro de la propiedad de la casa Garma, próximos al paseo Menéndez Pelayo. Más atrás apenas se aprecia una yuca de gran dimensión, también talada. Foto de Google Maps antes de la tala.

CasaGarmaAntes_googleMaps4_plameras_Cedro

Foto de Google maps antes de la tala, desde la travesía lateral. Las flechas rojas señalan las dos palmeras y el cedro talados.

CasaGramaAntes_googleMaps2_cedro_magnolio

Foto de Google Maps de una parte del jardín, antes de la tala.

CasaGramaAntes_googleMaps3_arbolestalados

Foto de Google maps antes de la tala, desde la calle Menéndez Pelayo.

Cedro_FincaGarma

El cedro tras la verja, y a su derecha el magnolio antes de ser talado (foto descargada de CastroPuntoRadio).

Ignoro cuál es el sentido práctico de esta barbarie, pero el resultado es un edificio y un entorno menos valioso, ecológicamente devaluado,  en un escenario menos bello. La imagen de Inmobiliaria Izarra-Promociones Paraíso sale peor parada, el futuro hotel menos promocionable, y por lo tanto,  la actuación además de salvaje es estúpida. La única justificación hubiera sido la enfermedad de los árboles, pero vuelvo a señalar, y así lo he consultado, nada presume enfermedad de los árboles, y si ese hubiera sido el problema es sabido que las enfermedades se tratan y los árboles curan. Por lo tanto no hay justificación posible para esta tala.

Arboricidio. También se produce cuando alguien corta árboles de su propiedad.

Hay una creencia bastante extendida que por la que se considera que a los árboles les podemos dar matarile siempre que sean de nuestra propiedad. Nada de eso. Para talar un árbol lo primero que hay que hacer es pedir permiso al Ayuntamiento para obtener la licencia, quien debe examinar si el árbol está o no protegido, y las condiciones para poder llevar a efecto la tala. Ignoro si Promociones Paraíso solicitó tal permiso, pero si ha sido así, alguien ha metido la pata por concedérselo, y si no, espero que el Ayuntamiento le abra un expediente al promotor y sancione convenientemente si a ello hubiere lugar. Solicitaré al Ayuntamiento que actúe en consecuencia. (Abro un paréntesis para mostrar mi perplejidad por el hecho de que este comportamiento no haya llamado todavía la atención de nadie, tampoco del departamento de Urbanismo que tiene sus despachos a cien metros del lugar de los hechos).

 

Los árboles de la casa Garma estaban protegidos por el Plan General

La tala de árboles está regulada entre las actividades que deben someterse a licencia (art. 1.1.n de la ordenanza municipal de licencias urbanísticas), por lo tanto este es un hecho que no debiera escapar al control de nuestras autoridades municipales.

Se da la circunstancia que la casa de Garma, al ser un edificio protegido, también está protegido su jardín. Así lo dice el PGOU en el Catálogo de Protección del Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico que en su memoria señala que además de protegerse el edificio también se protege la parcela:

ProteccionParcelaCatálogo

Es decir, está protegido el edificio con el arbolado y la jardinería existente sobre ella. Pero por si acaso no queda claro que los árboles de los edificios singulares están protegidos, veamos lo que dice la propia ficha del Catálogo del PGOU, en relación a las obras permitidas: “se deberá respetar el arbolado existente, y el cierre de la finca”.

FichaCatálogo

Por lo tanto, la tala de los árboles de la finca de la Casa de la Garma, propiedad de Promociones Paraíso es, además de un acto contrario a las buenas costumbres, una infracción urbanística que debe tener consecuencias.

Imágenes de la tala el 12 de enero de 2018 (fotos descargadas de CastroPunto Radio):

Corta1Corta2Corta3

Corta4

El cedro del Himalaya talado en dos tiempos. Antes de ser eliminado definitivamente nos deja la imagen de un monolito, la del culto a la estupidez. 

La finca tras tala, el 3 de marzo de 2018:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Arboricidio. Denunciarlo para que no vuelva a suceder nada parecido.

Este no es el primer arboricidio producido en Castro Urdiales. Pero espero que sea el último tan grave y flagrante. Para ello es menester que nuestras autoridades se ocupen de dar a los árboles urbanos la importancia que tienen para el bienestar de las personas y de los animales, para mejorar la calidad de vida del ecosistema urbano.

El lunes EQUO Cantabria presentará denuncia formal al Ayuntamiento solicitando se abra un expediente sancionador, y que se reparen los daños.

Los Ayuntamientos tienen a su disposición la posibilidad de elaborar catálogos de protección de nuestro arbolado de interés. De hecho en Castro, hace una década, se elaboró uno muy concienzudo que no sé dónde narices duerme. Pero no solo a los Ayuntamientos compete el cuidado del arbolado urbano. Hay comunidades autónomas (por ejemplo, Madrid) que han legislado sobre protección del arbolado urbano. El grupo parlamentario Podemos, lo intentó hace un año en Cantabria (con la colaboración de ARCA), pero su iniciativa para legislar sobre arbolado urbano fue rechazada por todos los grupos del parlamento autonómico. Se decía, entre otras, que la ley regional podría invadir competencias municipales, lo cual es una tontería mayúscula.

El caso es que el arbolado urbano, a pesar de su importancia para nuestras vidas, está desprotegido. Espero que, tras este alegato, un poco menos.

 

Juantxu Bazán, 3 de marzo de 2018.

 

ADENDA (escrito de 6 de marzo de Equo Cantabria solicitando al Ayuntamietno de Castro Urdiales la apertura de expediente de restauración de la legalidad):

Escrito_Arboricidio_Casa_Garma001

Puerto deportivo de San Vicente: Hipocresía ambiental

Tiene razón el Consejero de Obras Públicas, Mazón, cuando dice que el Puerto Deportivo de San Vicente no es un macropuerto, no al menos si tenemos en cuenta su dimensión (272 amarres) con respecto al Puerto Deportivo de Laredo (857 amarres), o las del Puerto Deportivo de Castro cuya obra quedó desierta en la licitación de sus 842 amarres proyectados. Pero no nos confundamos, la mayor o menor medida que damos a las cosas no depende solo de su tamaño, sino de la capacidad que tengamos para soportarlo. Y lo que no tiene ningún soporte es que el consejero Mazón nos quiera convencer de que “el puerto deportivo responde a una necesidad real de San Vicente” (titular del Diario Montañés, 1 de febrero de 2018, página 18).

¿A qué viene la insistencia en que el puerto de San Vicente es una necesidad real? ¿Dónde está escrito el estudio de necesidades que nos de certeza sobre esta cuestión?

FotosPD_SV

A la izquierda fotomontaje elaborado por la Dirección General de Puertos; a la derecha el proyecto de puerto deportivo sobre la ortofoto de la ría de San Vicente.

Esperaba encontrar la respuesta en la Memoria del nuevo Plan de Puertos de Cantabria, pero no, en este Plan no se desvela la demanda real a la altura de este puerto deportivo. Este estudio, el que justifica el Plan de Puertos, sí que es grande, acaso macro o supermacro. El Plan de Puertos de Cantabria tiene 2.520 páginas. De ellas hay solamente 21 páginas dedicadas a estudiar la demanda real de las instalaciones portuarias de Cantabria que en realidad no es un estudio riguroso sino más bien una traslación de indicadores y datos nacionales. El único dato que merece ser tenido en cuenta es el que señala que la demanda de embarcaciones deportivas en San Vicente aumenta a un ritmo de entre 5 y 10 embarcaciones de lista 7ª al año. Si esto es así difícilmente se puede sostener la dimensión de este puerto deportivo. Por lo tanto, la demanda real, o eso que se denomina “necesidad real” no puede justificar una actuación como la que se pretende, sino que más bien habría que optar por paulatinas ampliaciones de las instalaciones actuales para adaptarse a la escasa demanda de amarres en la ría de San Vicente, conclusión a la que, por otra parte, llega el mismo Plan de Puertos cuando dice que “se considera que es preferible desde el punto de vista ambiental la ampliación o remodelación de las instalaciones portuarias que la construcción de nuevas instalaciones”. Este Plan, en lo que se refiere a San Vicente, se desdice a sí mismo.

Se desdicen más cosas. El propio Plan de Puertos dice que “de manera general se han considerado como zonas no aptas para la implantación de nuevos puertos o instalaciones portuarias aquellas áreas de especial valor ambiental (rías o marismas)”. El propio Informe de Sostenibilidad califica la actuación del puerto de San Vicente como de “impacto crítico”, señalando además las zonas de la ría y marisma de San Vicente como zonas excluidas del Plan de Puertos, algo coherente con el hecho de que la ría de San Vicente se halla dentro del Parque Natural de Oyambre.  Todos los estudios ambientales, e incluso la posición de la Dirección General de Medio Ambiente fueron al principio en esta dirección; sin embargo, el itinerario seguido con este proyecto y con el propio Plan de Puertos denotan una sumisión incomprensible de los valores ambientales a las “grandes actuaciones” (así denomina el propio Plan a los puertos deportivos de Suances y San Vicente) contraviniendo nuestra propia legislación ambiental. El impacto sobre los ecosistemas protegidos por la ley 4/1998 que declara el parque natural de Oyambre, y por la ley 4/2006 de Conservación de la Naturaleza de Cantabria, y por la ley de Costas (pues la zona donde se quiere construir el puerto deportivo se halla en zona de dominio público marítimo terrestre) va a ser mortal por efecto de un dragado de doscientos mil metros cúbicos de los fondos arenosos de la ría, además de las obras complementarias y la propia actividad que concierne a dicho puerto. A tenor de nuestra legislación ambiental esta es una actividad expresamente prohibida, y no cabría entender otra cosa puesto que si se declara la protección de parque natural es justamente para librarle de amenazas como las del puerto deportivo de San Vicente.

PlanoPtoDptovoSanVicente

Especialmente incomprensible es la posición del patronato del Parque Natural de Oyambre presidido por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, dando el visto bueno a esta actuación. La crónica enviada por esta Consejería el pasado mes de noviembre dice que “el único patrono que se ha pronunciado ‘negativamente’ sobre el proyecto ha sido el representante de las asociaciones conservacionistas, mientras que el resto de los patronos se han mostrado ‘favorables’ al puerto, estando todos de acuerdo en que un proyecto de esta naturaleza deben extremarse las cautelas ambientales”. Menos mal. Pero extremar las cautelas significa que el Puerto Deportivo no debe construirse en el espacio protegido e instar a la Dirección General de Puertos que estudie alternativas más acordes con la protección del espacio natural. El Patronato que debe velar por la protección del Parque y la preservación de sus ecosistemas le hace la ola a la Consejería del mismo partido, la de Obras Públicas: ¿hubiera sido pertinente que el patronato encargara un informe independiente sobre los daños ambientales que va a ocasionar el puerto deportivo y sobre el incumplimiento del propio Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque?

El mismo día en el que escribo estas líneas, leo la crónica que conmemora el día de los humedales en Cantabria y aplaudo que el consejero Oria que preside el Patronato, responsable de biodiversidad y de los espacios protegidos de nuestra región, haya estado presente el viernes 2 de febrero en San Vicente, junto con el alcalde de la villa, y otros miembros del mismo Patronato, y que le haya dicho a los niños escolares lo valioso que es sensibilizarse sobre los problemas del medio ambiente y lo importante que es la conservación y el uso sostenible de nuestros humedales (sic).

Cuando leo esto, y pienso en el Puerto Deportivo de San Vicente, me veo sumido entre el despotismo que impone lo excesivo y la hipocresía ambiental, la de aquellos que nos quieren hacer creer lo importante que es la conservación de nuestros espacios naturales a sabiendas de los efectos destructivos de proyectos que lo hacen imposible.

 

Juantxu Bazán

Artículo publicado en el diario.es Cantabria el 4 de febrero de 2018

“LO QUE ES BUENO PARA LOLÍN ES BUENO PARA CASTRO” (O VICEVERSA).

Confieso mi perplejidad.

Después de un año sigo sin entender cómo es posible que el Ayuntamiento de Castro Urdiales haya aprobado el Convenio Lolín. Un convenio urbanístico que consiste en la recalificación de suelo industrial que ocupa la fábrica de Anchoas de Castro Urdiales para implantar un centro comercial con un aumento de la edificabilidad de 2.479 m2, y por el que el Ayuntamiento obtendrá la construcción de una pasarela ciclista y 1.000 m2  de espacio deportivo en una de las zonas del centro comercial. Tanto la propiedad, Conservas Lolín, como el Ayuntamiento, gobernado por CastroVerde, han saludado esta operación como muy favorable para el “interés general”, habida cuenta de que ello va a significar también el traslado de una fábrica a la zona industrial y en su lugar, a la entrada del casco urbano de Castro, se creará un nuevo centro comercial (dicen que será Mercadona) con la creación de 45 puestos de trabajo ampliables a 90 con las tiendas que allí se instalen. “Creación de puestos de trabajo”, “interés general”, algo que no podría faltar en la justificación de este convenio urbanístico que sale adelante gracias a la mayoría que suman CV y PRC en el Ayuntamiento de Castro Urdiales, con alguna oposición (MAS Castro, EQUO, Podemos) , y la complaciente abstención del PSOE y del PP. El Convenio Lolín se perfila como un negocio empresarial que rediseña una parte muy importante de la ciudad de Castro Urdiales, en la que, desde mi punto de vista, se obtiene un altísimo aprovechamiento y beneficio económico para la parte privada en comparación con las escasas ventajas que quedan para la ciudad y, también desde mi percepción, este futuro centro comercial es contraproducente para el desarrollo de la ciudad.

ZonaBrazomar_Rotulada_reduc

En ausencia de relato para dibujar el futuro de Castro Urdiales prevalece un lema que se extiende como un sonsonete: “Lo que es bueno para Lolín es bueno para Castro”. La frase, todo un proverbio por el contenido moral que contiene, es insistentemente repetida por Jesús Gutiérrez, promotor del Convenio Lolín, dueño de la Fábrica de Anchoas, hasta hace medio año portavoz del PRC en Castro Urdiales, y serio aspirante a ocupar la alcaldía de Castro Urdiales tras las próximas elecciones de 2019. “Lo que es bueno para Lolín es bueno para Castro” más que un proverbio es una manera de entender la ciudad y el municipio de Castro Urdiales que se construye desde el pensamiento liberal que nos traslada a los tiempos del gran teórico de la economía de mercado capitalista Adam Smith: “Lo que es bueno para el capital es bueno para la sociedad”, proclamaba el economista británico, porque cuantos más beneficios obtenga el empresario ello significará un aumento de la riqueza y de la prosperidad de la colectividad. Por la misma razón, en Castro Urdiales deberíamos aceptar que el  Convenio Lolín, bueno para Anchoas Lolín, bueno para Mercadona, va a repercutir favorablemente en las familias castreñas lo que significará también un aumento de la riqueza y la prosperidad para Castro.

Decodifiquemos. “Lo que es bueno para Lolín es bueno para Castro” nos transmite una visión totalizadora de la sociedad, que no es otra que a Castro le irá bien siempre que a Lolín le vaya bien, lo que implica una ciudad que pende de la iniciativa de su grandes promotores, una sociedad a la expectativa, que aplaude o asiente las iniciativas de sus grandes emprendedores, una sociedad, también, de electores. Porque “Lo que es bueno para Lolin…” es también un eslogan anticipado de la campaña que llevará a Jesús Gutiérrez a la alcaldía con la mejor tarjeta de presentación posible, la del empresario de éxito que mejor sabe “lo que es bueno para Castro”.

Mientras el proverbio se cumple, a mí se me ocurre que es necesario cambiar el pronóstico, pensando en que la ciudad se puede y se debe diseñar de otra forma, y acaso, invertir los términos, hacer viceversa y proclamar que “LO QUE ES BUENO PARA CASTRO, ES BUENO PARA LOLIN”. Esto implica que hay que ocuparse en primer lugar de la ciudad, de sus necesidades, de la importancia que la zona de Brazomar puede significar para mejorar el hábitat urbano, de la recuperación del dominio público de la ría, de la posibilidad de generar equipamientos públicos que convivan con nuevos usos (comerciales, residenciales, hoteleros…); de solucionar los problemas de tráfico, favorecer la movilidad urbana, promover la restauración ambiental del entorno de la ría… Hacer viceversa quiere decir, sobre todo, otra forma de hacer el urbanismo más allá del negocio con un empresario, contar con el conjunto de empresarios de la zona, con la participación de expertos y del conjunto de la ciudadanía. Estoy convencido de que por este camino seríamos capaces de encontrar mejores soluciones que la que nos ofrece el Convenio Lolín para mejorar la calidad urbana de la ciudad y del municipio, algo bueno para Castro, y también para los empresarios de Brazomar, también para Lolín.

Pero por mucho que me encargue de hacer pronunciamientos para invertir las reglas de juego mucho me temo que mi perplejidad perdure. Lo más probable es que sigamos con esta perversa inercia de hacer en Castro Urdiales lo mismo que venimos haciendo en los últimos veinte o treinta años, consolidar que lo que sea bueno para algunos no sea bueno para Castro; este ha sido el designio fatal de la historia reciente de nuestro urbanismo. Así que el siguiente paso que nos asiste será la aprobación del modificado del Plan General nº 23, la recalificación, el centro comercial, y dar por bueno todo lo que nos digan que es bueno, y todos tan contentos.

Ilustración_Lolin_Diario.es

 

Juantxu Bazán, 16 de enero de 2016.

Artículo publicado en la Tribuna de eldiario.es Cantabria.

 

Haciendo memoria de la Consulta Popular de Castro Novo: De la ilusión a la frustración.

El pasado 15 de noviembre estuvimos en La Vorágine participando en el ciclo sobre MILITANCIAS, y a mí me toco hablar sobre “Castro Novo, militancia por una urbanismo sostenible”. A lo largo de la entrevista coloquio quise trasladar la importancia de un hito como la Consulta Popular de Castro Novo, un hecho histórico que tuvo una enorme relevancia y que yo ensalcé como una experiencia democrática singular y única en España, “un monumento a la democracia y a la participación ciudadana digno de ser estudiado”, dije. Hoy, 16 de diciembre de 2017, treinta y ocho años después, pongo algunas notas, reflexiones, y transcribo una parte del material guardado desde entonces, un avance de una historia que merece ser contada.

22769801_1604470049620029_8164248115414992919_o

Lo que queda hoy en la memoria de la gente de Castro Urdiales sobre Castro Novo y la consulta popular de 1.979.

Hace poco en una reunión con mis alumnos y alumnas de la Escuela Taller, les pregunté ¿sabéis lo que es Castro Novo?

No tenían ni idea: de los 22 jóvenes, entre 18 y 29 años presentes, tan solo una chica de 29 años, Naiara, se acordaba de que había oído hablar a sus padres pero realmente no sabía a qué se referían. Inquieto por el resultado de mi sondeo, me puse a calcular la gente de Castro Urdiales que hoy, treinta y ocho años después de la Consulta Popular, conoce y sabe de Castro Novo.

De las personas que tenían edad de votar en 1979, ahora quedan vivas las dos terceras partes aproximadamente. La realidad sociológica de Castro Urdiales ha cambiado mucho, han sido muchas las personas residentes que llegaron a Castro Urdiales a partir de mediados de los años noventa que no han conocido la historia de la ciudad que habitan, y que apenas han oído hablar de Castro Novo. Si sondeáramos a los que tienen menos de cincuenta años, pocos, muy pocos conocen de que trataba aquella historia. Según mis propias estimaciones (elaboradas a través de las tasas de mortalidad y el crecimiento poblacional habido en Castro Urdiales en las últimas décadas) tan solo el 17 % de la población con derecho a voto hoy de Castro Urdiales, es la que pudo votar en 1.979 en la Consulta Popular de Castro Novo.

Castro Novo apenas ha quedado relegado a ser una fecha en el calendario que, si algún medio de comunicación lo tiene anotado, es posible se produzca alguna tertulia, como en la que participé, en Castro Punto Radio, justamente el año pasado, el 16 de diciembre. En ella la periodista plantea una pregunta que incorpora una sensación de fatalidad, de frustración: “¿Acaso no era mejor aquel proyecto que lo que tenemos ahora en Cotolino?”. Es mejor responderse a esta pregunta cuando sepamos en qué consistía este proyecto.

Cuando se cumplió el treinta aniversario, la asociación ciudadana OTRO CASTRO ES POSIBLE reivindicó el espíritu de la consulta popular, para recordarle al Ayuntamiento que tenía la obligación de organizar una consulta popular sobre el Puerto Deportivo.

Solo quiero avanzar que durante unos diez años, la consulta popular fue celebrada en cada aniversario, cada 16 de diciembre, y así sucedió mientras duró la actividad de ICU (Izquierda Castreña Unida)  y de Proel, periódico popular de Castro Urdiales (que se edita entre 1978 y 1987). Con la desaparición de ICU y de Proel la fiesta-aniversario ya no se celebra y Castro Novo se sumerge en el olvido.

Pegatina_Fiesta_CN_reduc

Pegatina de la fiesta del segundo aniversario de la Consulta Popular.

Vayamos pues al rescate,  voy a hacer memoria.

(más…)

Jackson Pollock contra Mendia Olabarrieta.

La fundación Pollock ha presentado una demanda contra mi nieta, la pintora castreña Mendia Olabarrieta, por plagiar la obra del pintor expresionista americano, dañando con ello su prestigio intelectual, por lo que exige una indemnización de veinte millones de dólares para compensar los daños morales infringidos a la memoria del creador de la Action Painting.

Mendia no entiende nada. Y yo tampoco. Lo que sé es que mi nieta echó mano de los rotuladores de su hermano Beñat, la noche de San Andrés, y nadie la pudo controlar, ni siquiera sabíamos que en sus manos había tomado el rotulador acrílico negro que daría pie a las sospechas de plagio. Ciertamente Mendia ha utilizado la misma técnica que el célebre pintor, pero a nadie se le ocurrió que la “pintura en acción” estuviera vetada en una niña de diecinueve meses que, a diferencia de Pollock, pinta desde su propia espontaneidad sin mediar las noches de alcohol que precedían al proceso creativo del pintor norteamericano. Si la niña prodigio de la pintura no “pinta en acción” no sé de qué modo puede pintar en sus primeros años de vida.

Mendia_recort2_fond

“Opus Black Number One”. Mendia Olabarrieta, 2017. Acrílico sobre papel.

La Fundación Pollock (Pollock-Krasner Foundation) dice que la obra de Mendia titulada “Opus Black Number One” está copiada de la “Number 5 Elegant Lady” pintada por Pollock en 1951, o de la “Number 7” pintada el mismo año, o quizás de “Untitled Number 6”. Expertos en expresionismo abstracto consultados me confirman que es imposible plagiar varias obras a la vez, y que lo sucedido con la obra de Mendia y la de Jackson es que seguramente estaban en lo mismo: expresar sus emociones más primitivas, mostrando su expresividad de dentro a fuera sin más limitaciones que el lienzo o la hoja de papel. “La diferencia es que Pollock plasmó sus goteos en negro en uno de los momentos más difíciles y pesimistas al final de su vida, mientras que la pintora de Castro Urdiales expresa en negro su delirio vital por las transformación de las cosas; el pesimismo de uno y la vitalidad de la otra se encuentran en una simbiosis creativa digna de ser contada”, me dice uno de los expertos de arte sin entender muy bien que es lo que me quiere decir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Me he puesto en contacto con la familia de Mendia y estamos de acuerdo en negociar con la Pollock Foundation para evitar conflictos mayores, así que vamos a proponer a los americanos subastar la pintura de Mendía y dedicar el dinero resultante a fomentar la creatividad de la infancia en todos los lugares del mundo.

Abuelo Juantxu, 8 de diciembre de 2017.

Casi toda la información sobre el CONVENIO LOLÍN.

La primera vez que tuvimos noticia del Convenio Lolín lo fue a través de la publicación del INFORME AMBIENTAL ESTRATÉGICO:

Publicación BOC del Informe Ambiental Estratégico

Poco después se produce la presentación pública por su promotor. Intervención de Jesús Gutiérrez en CastroPuntoRadio presentando el proyecto:

Entrevista con Jesús Gutiérrez en CastroPuntoRadio

Información obtenida en periodo de información pública en la Dirección General de Urbanismo, el 30 de noviembre de 2016, en el que pude ver la documentación que acompaña al Informe Ambiental Estratégico y fotografiar algunos documentos que lo acompañan:

Memoria Borrador Modificado del Plan General nº 23

Informe de la D. G. de Ordenación Territorial del Gobierno de Cantabria.

Alegaciones presentadas por ARCA en trámite de consultas.

Estos son los planos que definen las características de la recalificación de la parcela de la Fábrica de Lolín:

planocentrocomercialplanocentrocomercial_plantas

Antes de seguir conviene aclarar que lo que persigue el CONVENIO LOLÍN es el MODIFICADO DEL PLAN GENERAL Nº 23. Las características del proyecto de modificado no han sido publicadas en la web municipal a pesar de haberse reclamado insistentemente por mi parte. De hecho la falta de información y transparencia ha sido una de las alegaciones que se han planteado en periodo de alegaciones.

El 5 de enero de 2017 doy a conocer las características del MODIFICADO PUNTUAL Nº 23 DEL PGOU. Conocido el proyecto, escribo opinando sobre esta operación y sobre la forma en la que se acomete el Urbanismo en Castro Urdiales. Estos son los enlaces en los que escribo sobre el Convenio Lolín:

RECALIFICACIÓN URBANÍSTICA DE LA FÁBRICA DE LOLÍN. EL DILEMA ENTRE EL INTERÉS PRIVADO Y EL INTERÉS PÚBLICO Y LA OBLIGACIÓN DE CUMPLIR CON LO PROMETIDO.

Y en este otro, la segunda parte, en la que empiezo hablar de posible usurpación de suelo público:

Y en la que se explica que el concejal dueño de la empresa no puede hacer un convenio urbanístico con el Ayuntamiento y del extraño agrandamiento del solar de la fábrica, entre otras historias.

Publicación texto inicial Convenio Urbanístico entre el Ayuntamiento de Castro Urdiales y Notna S. L. – Anchoasl Lolín S. L.

BOC

Convenio_TextoPublicado

Conocido el texto inicial del Convenio (el texto definitivo apenas sufre correcciones) presento junto a mis compañeros de EQUO Cantabria escrito de alegaciones. También

Escrito de alegaciones de EQUO Cantabria

Contestación a las alegaciones

Aprobación del Convenio por parte del Pleno del Ayuntamiento:

Anuncio BOC aprobación definitiva del Convenio

Certificado de aprobación pleno Junio 2017

Presentación de RECURSO POTESTATIVO DE REPOSICIÓN a la aprobación del Pleno del Ayuntamiento del Convenio Lolín:

Recurso de Reposición de EQUO Cantabria

Recurso de Reposición de MÁS Castro

Contestaciones al Recurso Potestativo por el Técnico de Administración General y del Promotor del Convenio:

Informe juridico a los recursos de reposición

Contestación del promotor (Anchoas Lolín S. L.) a los recursos de reposición.

Escrito de EQUO Cantabria instando al alcalde a la APERTURA DE UN EXPEDIENTE DE INVESTIGACIÓN sobre el suelo público presuntamente usurpado:

EscritoEQUO_Investigación_SueloUsurpado_27_07_2017

Escrito de EQUO Cantabria dirigido a la DG de Ordenación del Territorio del Gobierno de Cantabria:

Escrito_DG_OrdenaciónTerritorio_09_08_2017

Contestación de la DG de Ordenación del Territorio:

Contestación_Escrito_DG_OrdenaciónTerritorio_23_08_2017001.compressed

Intervención de Jesús Gutiérrez en la SER de Castro Urdiales, en el que defiende el Convenio y arremete contra algunos alegantes:

Intervención de Jesús Gutiérrez en SER Castro Urdiales el 19 de septiembre de 2017.

Escrito dirigido al Ayuntamiento en relación con el pago del sobrante vendido por el Ayuntamiento a Anchoas Lolín en 1997 a través de una compensación sobre la base de una supuesta subvención del Ayuntamiento a la Fábrica de Anchoas sobre la que no existe ningún expediente administrativo en el Ayuntamiento:

Escrito_Sobrante_Compensación_NO_Subvención-ilovepdf-compressed

Informe de la secretaria desestimando la apertura de Expediente de Investigación:

InformeSecretaria_Investigación

Notificación de la desestimación de la solicitud de apertura de EXPEDIENTE DE INVESTIGACIÓN (recibido 5/1272017):

Notificación_DesestimaciónInvestigación_UsurpaciónSueloPúblico_Lolín001

RECURSO DE REPOSICIÓN CONTRA LA DESESTIMACIÓN DE APERTURA DE EXPEDIENTE DE INVESTIGACIÓN (5 DE ENERO DE 2018):

RecursoReposición_ExpteInvestigación_UsurpaciónFabricaLolín001

EL CONVENIO DE LOLÍN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

Jesús Gutierrez comenta los detalles del traslado de Conservas Lolín y del centro comercial que se construirá en la parcela. ONDA CERO CASTRO. 26 de noviembre de 2016.

Entrevista con Juantxu Bazán en eldiario.es. 2 de mayo de 2017.

Castro aprueba un convenio que permite a Conservas Lolín trasladarse a Vallegón. Diario Montañés. 31 de mayo de 2017.

CastroVerde y el PRC aprueban el polémico convenio entre el Ayuntamiento y la conservera Lolín. Eldiario.es. 30 de mayo de 2017..

Conflicto de Intereses en los convenios urbanisticos. Inmo Ley.

Equo, contrario al convenio firmado entre el Ayuntamiento y Conservas Lolín. Ser Castro Urdiales. 22 de mayo de 2017.

Equo impugna el convenio urbanístico entre la conservera Lolín y el Ayuntamiento de Castro. Eldiario.es. 20 de mayo de 2017.

Jesús Gutiérrez hablando del Convenio en la Cadena Ser de Castro Urdiales, acusando a Juantxu Bazán de inquina personal hacia su padre y hacia CastroVerde.

Entrevista con Jesús Gutiérrez en Castro Punto Radio, en el que se profieren insultos a Juantxu Bazán. 24 de noviembre de 2017.

Entrevista con Juantxu Bazán en COPE Cantabria Oriental sobre la desestimación de la apertura de un Expediente de Investigación sobre el suelo público presuntamente usurpado en la parcela de la Fábrica de Lolín.

 

 

 

 

El Ayuntamiento contesta a las alegaciones presentadas al Convenio de Lolín omitiendo posicionarse sobre la presunta usurpación de suelo público en la parcela de la Fábrica de Anchoas.

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha aprobado el convenio urbanístico con Anchoas Lolín al que me he referido en este blog en más de una ocasión. El convenio se ha aprobado en sesión del Pleno de 30 de mayo de 2017 con los votos a favor del equipo de gobierno (CastroVerde) y del PRC (grupo político cuyo portavoz, Jesús Gutiérrez, es dueño de la empresa y parte de este convenio). El concejal de MAS Castro ha votado en contra, y los concejales del PSOE (4) y del PP (6) se han abstenido con lo que su posición es irrelevante, pues gracias a los votos a favor, pero también gracias a las abstenciones, el convenio Lolín ha salido adelante. Ahora, el Ayuntamiento deberá tramitar el modificado del Plan General, y a la vista de lo que se plasma en el debate este modificado se presenta como un mero trámite en el que volverán a reproducirse los votos a favor, el voto en contra y las abstenciones.

 

“Los técnicos dicen que todo es correcto”.

Es sabido que la aprobación de este convenio ha motivado mi baja de CastroVerde, pero más allá de esta anécdota lo que refleja este hecho es una forma de entender la política de la ciudad que echa por tierra los planteamientos por los que ayudé de forma decisiva a la fundación de aquel partido verde cuyo color hoy no encuentro. En vez de estudiar y debatir lo que queremos para nuestra ciudad se ha optado por una de las formas más excepcionales (y muchas veces perversa): la planificación urbanística como resultado de un negocio con un particular. No voy a insistir sobre lo que ya he opinado en relación con la magnífica oportunidad de planificar el conjunto de la zona de Brazomar pero si quiero pronunciarme por algo que me parece muy importante en relación con las responsabilidades a la hora de aprobar un convenio urbanístico.

Un concejal amigo, de CastroVerde, me lo recordaba hace poco: “los técnicos dicen que todo es correcto”. Se produce una delegación de responsabilidades en el sentido de que puesto que los técnicos emiten informe favorable “el convenio es bueno para el interés general”, y tantas veces se ha repetido el lema que al final se ha convertido en un acto de fe, es decir, de creencia ciega en lo que dicen los técnicos y las personas que han negociado este convenio. Hay una especie de traslado de la responsabilidad “a lo que digan los técnicos”, y se olvida que las opciones de hacer o no un convenio no son una cuestión solo técnica, o solo jurídica, sino esencialmente política, o si se prefiere de política urbana, de cómo hacer el urbanismo que queremos para nuestra ciudad (con los técnicos, con los políticos y con el conjunto de la ciudadanía).

Pues bien, uno de esos técnicos, el de Administración General del Ayuntamiento de Castro Urdiales, José Antonio Gutiérrez Olivares, ha sido el encargado de responder a las alegaciones presentadas contra este convenio por Alejandro Gil, EQUO Cantabria, Podemos Castro, hermanos Barco, y comunidad de propietarios de El Paraíso. En su informe de contestación, el asesor jurídico del Ayuntamiento va desmontando todas y cada una de las alegaciones presentadas, algunas veces con argumentos acertados (o bienintencionados), otras obviando el contenido de lo alegado (es decir, haciendo mutis), y en más de una ocasión introduciendo juicios de valor que chirrían sobre lo que debe ser una argumentación jurídica. Esto último, la descalificación de uno de los alegantes (EQUO Cantabria) en un informe es lo que merece mi respuesta. Diré que cuando se presenta un escrito de alegaciones, quienes lo hacemos podemos argumentar en derecho y emitir juicios de valor, exponiendo las razones por las que entendemos que el convenio debe ser desestimado. Pero un informe jurídico debe constatar hechos y motivar sus respuestas en derecho, sin remozarlo con juicios de valor ni prejuzgar las intenciones del alegante.  El escrito de alegaciones de EQUO Cantabria es un extenso argumentario sobre política urbana, aportando hechos y motivando en derecho, tratando de dar una respuesta alternativa al contenido de este convenio: a su memoria justificativa, a sus cláusulas, al conflicto de intereses del concejal, y a la posible apropiación de suelo público sobre la propiedad objeto de este convenio. Nuestro escrito quiere poner sobre la mesa que el Convenio Lolín es un error, que tenemos la convicción de que es ilegal, y que hay otra manera de promover la ordenación de la zona de Brazomar muy diferente a la que se plantea en este negocio jurídico. Es probable que mucho de nuestros argumentos sean rebatibles, sobre todo cuando entramos a valorar conceptos tan elásticos como el  “interés general”, pero a la vista del informe de alegaciones y la forma de hacerlo mi impresión es que estamos removiendo cuestiones que resultan muy incómodas, tan incomodas como a veces lo es la verdad.

No voy a hacer análisis detallado del contenido del escrito de contestación a las alegaciones, pero si me voy a referir a tres cuestiones que me han llamado la atención.

 

Alegaciones constructivas y alegaciones que no lo son. Las que plantean “una actitud crítica constructiva” o “sana crítica”, y las que “resaltan títulos y expresiones como falsedad, prohibición, usurpación, investigación y denuncia”.

A lo largo de todo su escrito José Antonio Gutiérrez se empeña, y lo hace con reiteración, en desacreditar las alegaciones de EQUO Cantabria, lo dice como si tal cosa. “Así como la alegación anterior (se refiere a la del ciudadano Alejandro Gil) tiene un contenido muy crítico, pero muy constructivo, en el presente (se refiere a la de EQUO Cantabria) los términos que más resaltan son los títulos y las expresiones como falsedad en los hechos, prohibición para la suscripción, usurpación, investigación y denuncia. Las alusiones personales son numerosas también, y prácticamente todas las discrepancias con el convenio, que son todas, equivalen a una descalificación de algo o de alguien”.

Más adelante sigue: “no tiene nada que ver recibir una sana crítica técnica o jurídica, y poder valorar las cuestiones con una perspectiva que no se hubiera tenido en cuenta (propósito de la participación ciudadana) con dar lectura a un escrito en el que se limita a argumentar con la mayor autoridad la falsedad de los hechos que justifican la causa de interés público…”.

El técnico de Administración General no se corta y cuando entra a informar las alegaciones de PODEMOS vuelve a la carga diciendo: “En la alegación de Podemos Castro Urdiales, se vuelve, afortunadamente, a una crítica de la actuación, manifestando su discrepancia total con este convenio. Pero no manifiesta que se esté falsificando nada, ni categóricamente que se esté usurpando suelo (en alusión a EQUO Cantabria). Simplemente plantea que existen indicios de que pudiera darse esa usurpación”.

El técnico informante ha de saber que los escritos de alegaciones no tienen nada que ver con la buena o mala crítica, ni esa es cuestión que ha de ser juzgada por un técnico municipal. Cuando un ciudadano presenta alegaciones a un plan o convenio, o lo que sea, lo hace con el derecho a presentar las razones que considere para que sean tenidas en cuenta en la resolución definitiva o acuerdo. O sean rechazadas de forma motivada. La función del técnico no es juzgar al ciudadano que alega, sino responder conforme a derecho a cada una de las alegaciones presentadas.

 

Rocambolesca justificación del aumento de la edificabilidad y del aumento de la ocupación de la parcela.

Varios de los alegantes, casi todos, nos hemos pronunciado a propósito del increíble e injustificado  aumento de la edificabilidad del nuevo centro comercial, así como del aumento en la ocupación de parcela. No conozco los demás escritos, pero en el caso de EQUO Cantabria, hemos aducido incumplimiento de la propia ordenanza municipal del suelo productivo y de la propia ley del Suelo de Cantabria. Pues bien, el informe acude a una rocambolesca interpretación del art. 7 de la ley estatal del Suelo para justificar que el aumento de la edificabilidad (nada dice de la ocupación) se extralimite legalmente en este caso, es decir, que puesto que se van a producir cesiones de dotaciones a favor del Ayuntamiento, estaría justificado el aumento de la edificabilidad, dicho de una forma excesivamente simplificada por mi parte. Léanse las páginas, 20-22 del escrito de contestación, a ver si entienden algo. Vamos a ver, que si en el edificio de la Cofradía, por poner un ejemplo, se hiciera un reforma para aumentarlo en diez alturas, y ello implicara una edificabilidad que multiplicara por sietre lo establecido por la ordenanza de suelo urbano, esa reforma estaría ajustada a derecho porque el Ayuntamiento podría llevarse un buen pellizco en cesiones para dotaciones (por ejemplo, una planta entera para hacer un auditorio)  además de unos millones de euros en concepto de  aprovechamiento.

No sé a qué viene salirse por esos cerros cuando lo que se plantea no es que se haya producido un aumento de la edificabilidad (o de la ocupación) sino que la edificabilidad (y la ocupación) que se da al nuevo centro comercial está muy por encima de lo que permiten las ordenanzas del Plan General (que están para cumplirse) y de la propia ley del Suelo que fija que en suelo productivo la ocupación de parcela no deberá exceder de los dos tercios de superficie. Esta cuestión sigue sin contestarse, volveremos sobre ella cuando presentemos Recurso Potestativo de Reposición y espero que la CROTU ponga orden en este asunto.

 

El Ayuntamiento ha aprobado un convenio urbanístico bajo sospecha de apropiación de suelo público.

Siempre que he podido explicarme he manifestado que cuando me intereso por el convenio Lolín no espero encontrarme con que se ha esfumado el suelo público que rodeaba a la fábrica. En el escrito de alegaciones mi preocupación con este convenio es otra. En el propio Escrito de Alegaciones destacamos como positivo el traslado de las fábricas, pero reseñamos el plural y decimos, que “hay que hacerlo con todas las fábricas, no solo con la de Lolín”, lo que significaría una magnífica oportunidad para hacer una verdadera transformación urbana del entorno de Brazomar para permitir la recuperación de la ría de Brazomar, la obtención de equipamientos públicos, y la definición de los usos, comerciales, hoteleros o residenciales, los que sean más adecuados con las necesidades de la ciudad. Mi primera y principal preocupación era la de intentar demostrar que se puede hacer política urbana más allá de los resultados de un convenio particular, poniendo por delante objetivos más acordes con el interés general.

fabrica_topografiaComparativa_reduc

Plano aportado por la propiedad en la que se atribuye el espacio pintado en fosforito, espacio calificado por le PGOU como espacio peatonal que en la actualidad está metido dentro de la fábrica de Anchoas Lolín.

Enseguida me llama la atención que la propiedad pretende atribuirse un exceso de superficie en su parcela, justificándolo por errores topográficos de los planos del Plan General, pero lo que observo es que esos “errores topográficos” son en realidad espacios públicos (zonas peatonales) se han metido intramuros de la fábrica: unos de propiedad municipal del antiguo ferrocarril comprados por el Ayuntamiento a la FEVE en 1.974, y otros que debieran haberse respetado como espacio peatonal tal como se señala en el plano del PGOU. Espacios de dominio público presuntamente usurpados por el dueño de la fábrica.

Cuando se constata que ha habido una posible usurpación de suelo público no caben posiciones intermedias, hay que decirlo. Hay que denunciarlo. Es mi obligación como empleado público y como ciudadano. A pesar de ello, en el escrito de alegaciones que presentamos EQUO Cantabria, tras adjuntar los planos que demuestran la “transformación” del suelo peatonal en suelo de la fábrica de Lolín, lo que se pide es que SE INVESTIGUE:

“que se ordene la apertura de un expediente de investigación y recuperación de oficio de la propiedad municipal y de los espacios públicos presuntamente usurpados”

Esto es lo que pedimos, y lo que el Ayuntamiento ha rechazado. En el informe de contestación se omite esta consideración, y se justifica la inacción sobre la base de lo siguiente:

CotestaciónUsuipación

No sé si el informante nos está avisando de una posesión pacífica por la que los terrenos presuntamente usurpados hubieran usucapido a favor del propietario de la fábrica, pero me parece muy preocupante que una cuestión tan grave como esta se despache de esta manera tan… ¿cómo decirlo? ¿frívola? ¿Es que no hay nadie en este Ayuntamiento que sea capaz de entender que NO SE PUEDE HACER UN CONVENIO URBANÍSTICO SOBRE UNA PROPIEDAD EN LA QUE según se demuestra en la documentación aportada EL PROMOTOR DEL CONVENIO HA PODIDO ADUEÑARSE DE SUELO PÚBLICO?

No es nada cómodo para mí cuestionar el papel de los técnicos municipales, cuyo trabajo es imprescindible para que los servicios públicos se realicen en condiciones de calidad, pero tampoco voy a encajar que se culpabilice al ciudadano denunciante por exigir a la Ayuntamiento que actúe y defienda el dominio publico.

No sigo para no aburrir al paciente lector. Para más abundamiento dejo que constate el escrito de alegaciones de EQUO Cantabria impregnado de malas intenciones, y la contestación a las alegaciones razón por la que me he animado a escribir esta crítica tan destructiva.

 

Juantxu Bazán

26 de junio, san Pelayo, de 2017.

TÚNEL DE HERREROS ENTRE CANTABRIA Y VIZCAYA. Patrimonio cultural para unir las vías verdes de Cantabria y de Bizkaia.

Antes de que se dibujara la línea de la muga entre Cantabria y Euskadi, incluso antes de la división provincial de 1833, la Cantabria más oriental y la Vizcaya encartada compartieron espacio común de relaciones, un espacio cultural que se define por usos y costumbres comunes, por compartir una arquitectura rural que tiene como elemento característico la casa o caserío encartado (lamentablemente en vías de desaparición sin ningún tipo de amparo y protección), por la práctica de juegos como el pasabolo (prácticamente desaparecido en Cantabria), gastronomía, habla, toponimia, fiestas, ritos… elementos culturales en extinción que si no componen una identidad común al menos si hay un itinerario histórico de relaciones vividas entre las tierras limítrofes de Cantabria y Vizcaya (quizás no suficiente estudiadas desde la historia y la etnografía). Este flujo de relaciones que se extendieron entre el río Asón y el río Nervión fue notable mientras duró la actividad minera entre mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX, y de esa época persisten un conjunto de yacimientos mineros que son también una característica común entre el occidente vizcaíno y el oriente cántabro.

FerrocarrilTraslaviña

El Ferrocarril Castro Urdiales-Traslaviña en una representación del mapa de 1948. Toponimia de la época. Ilustración tomada de http://ferropedia.es

Entre todos los vestigios quiero destacar un patrimonio común a la actividad minera en Cantabria y en Vizcaya: los antiguos ferrocarriles.

En la costa, Cantabria se une a Vizcaya por el antiguo trazado del ferrocarril minero hoy trasformado en vía verde del Piquillo, entre Ontón y Covarón, lo que permite enlazar con la vía verde de Itsaslur hasta Poveña, y después hasta la playa de La Arena (Muzkiz) para enlazar con el bidegorri y seguir serpenteando por las vías verdes de Vizcaya.

Otro enlace, muy conocido por ciclistas de montaña y senderistas es el que se nos ofrece por el interior, a través del recorrido de la vía verde de Castro Alén, siguiendo la traza del antiguo ferrocarril minero que nos permite llegar hasta los Puertos de Callejamala y a partir de ahí enlazar con la vía del ferrocarril tras salvar el plano inclinado desde Saltolobo, y continuar el itinerario hasta Alén, y minas de Alén, ya en Vizcaya.

Por último, la unión de las vías verdes es posible por el trazado que subsiste entre las dos rutas anteriores, recuperando el recorrido de antiguo ferrocarril entre Castro y Traslaviña.  Algunos tramos de esta vía se han recuperado en ambos territorios. En Castro Urdiales se ha rehabilitado la vía verde entre Brazomar y Mioño por el túnel de Valverde, y la vía verde entre Santullán y túnel de Herreros…) pero aún queda conectar las interrupciones provocadas por la autovía, y dignificar la vía verde en tramos en los que el antiguo trazado ha quedado subsumido por la carretera de acceso entre Lusa y Mioño, o simplemente ignorado por la obra del campo de fútbol de Mioño. En Vizcaya, se ha rehabilitado la vía verde de los Montes de Hierro entre Traslaviña Artzentales y Kobarón (Muzkiz). En enlace de esta vía con el túnel de Herreros es posible por la misma traza del antiguo ferrocarril desde la boca del túnel (más conocido como túnel de Las Muñecas en Vizcaya) hasta el barrio de Castaños.

EstacuiónCastaños

Estación de Castaños, en Sopuerta, antiguo ferrocarril entre Castro y Traslaviña, hacia 1.960.

El principal escollo para unir las vías verdes entre Castro y Vizcaya es el túnel de Herreros, el que fuera uno de los túneles más largos de la red de ferrocarriles de vía estrecha, nada más y nada menos que 1.966 m. (según medición del grupo GRAES). Esta que sin duda es una dificultad para la ingeniería, también es, sin embargo, su gran fortaleza, el elemento que justamente hace más atractivo el hecho de pensar en unir las vías verdes de Vizcaya y de Cantabria.

MapaJUntosReduc
A la izquierda una sección del mapa de las vías verdes de Castro Urdiales, en cuya parte inferior derecha se aprecia el final de la vía verde (en realidad es el km. 0) de la vía verde habilitada entre Herreros y Santullán. A la derecha, un croquis de la vía verde de los Montes de Hierro de Vizcaya que aún no enlaza con el túnel de Las Muñecas, cuya traza está bien perfilada desde la antigua estación de Castaños, en Sopuerta, apenas dos kilómetros para enlazar entre la boca del túnel y el enlace con la vía verde de Galdames, permitiendo con ello un circuito que conectaría con la vía verde costera, entre el Piquillo e Itsaslur.

Entre el año 2008 y 2009 se mantuvieron conversaciones entre el Ayuntamiento de Castro Urdiales y la asociación de municipios encartados (Enkarterrialde), e incluso con la diputación foral de Vizcaya. A resultas de aquellos contactos en los que participamos el concejal de Industria y Empleo de entonces, Agustín Fernández, y yo mismo, se encargo un reconocimiento del estado del túnel al grupo de espeleología GRAES, y posteriormente se propuso a varias empresas que presupuestaran el coste de una ESTUDIO DE VIABILIDAD TÉCNICA Y ECONÓMICA, que finalmente se interrumpió por el hecho de que el Ayuntamiento de Castro Urdiales no podía meterse en ese tipo de aventuras, al menos en aquel momento, en una situación económica de absoluta precariedad. Nunca concebí que fuera una aventura, sino un proyecto factible y realizable, pero a decir verdad, si alguien tuviera que abordarlo tendría que ser tarea común del gobierno de Cantabria y del gobierno de Euskadi.

La apertura del túnel de Herrreros es un proyecto que precisa de ser estudiado para medir sus dificultades, y también un es un proyecto muy atractivo. El túnel de Herreros es una obra magnífica y es un espacio que te atrapa, siempre y cuando los túneles no te produzcan algún tipo de aversión claustrofóbica,  naturalmente. Cuando entramos al túnel (algo que debido a sus dificultades tuvo que hacerse tras un segundo intento) el 9 de agosto de 2008 acompañados por Jose Arozamena, Rolando Fernández, y Nicolás Santurde (Kisky), y otros amigos del grupo espeleológico GRAES pudimos dar testimonio de dos cosas muy importantes: la primera es que el túnel de Herreros es un elemento del patrimonio cultural magnífico, una obra impresionante y además con un aspecto visual muy atractivo. Y la segunda es que se encuentra en un estado constructivo muy razonable. Añado otro aspecto muy relevante que sin duda va a condicionar el futuro del túnel: es patrimonio común de la ciudadanía de Cantabria y de Vizcaya.

Actualmente solo es posible el acceso para especialistas, pues ambas bocas, la de Vizcaya (a la que se accede desde el barrio de Castaños, en Sopuerta), y la de Cantabria (por Herreros) se encuentran anegadas, gracias a lo cual no ha sido objeto del vandalismo tristemente conocido en estos lugares.

planoTunel

Plano de localización del túnel. Es prácticamente una línea recta, y aproximadamente la mitad de su trayecto se ubica en Vizcaya y la otra mitad en Cantabria. De hecho desde el punto medio del túnel se pueden divisar la boca norte y la boca sur. En gris azulado se ha dibujado la zona inundada de agua y barro que impide actualmente el acceso y paso por el túnel. Plano según trabajo topográfico del Grupo de Espeleología GRAES.

Veamos algunas CARACTERÍSTICAS DEL TÚNEL:

  • Se termina de construir en 1899. Queda en desuso en 1.966 tras la paralización del tren de Castro Traslaviña.
  • Tiene 1.966 m. de longitud, y es totalmente recto y con pendientes a ambas bocas, es decir, su nivel asciende ligeramente hasta el punto medio y luego vuelve a descender. Desde el punto medio pueden divisarse ambas bocas. La altura del túnel es de 4,85 m., y la anchura de 3,95 m.
  • Construido mediante bóveda con sección en arco apuntado peraltado en casi todo el túnel, revestido en la mayor parte de su recorrido con mampostería o ladrillo. Hay tramos en el que el túnel no está revestido.
  • Actualmente está inundado en ambas bocas. En la zona no inundada el firme es bueno con trazas de basalto. Se aprecian las canalizaciones de desagüe estancadas por la gran cantidad de barro acumulado.
  • Temperatura del túnel 12,5º. Velocidad del aire: 4,5 km/h.
  • Contiene espeleotemas de interés: macarrones, coladas, microgours, cortinas, dientes de sierra, microexcéntricas…
  • La zona de derrumbe es de unos 30 m. de longitud. En esta zona se aprecia un buzamiento de dimensión variable, entre 14 y 35 grados dirección sur. El volumen de derrubios es escaso, entre dos y tres metros cúbicos de piedra. Este derrumbe se halla en la zona del túnel desnudo, no revestido, a unos 260 m. de la entrada por Vizcaya. No impide el paso.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO.

Boca de entrada por Cantabria, boca norte:

EntradaCantabria_reduc

Entrada por Cantabria. Se realizó el 19 de julio de 2008 bajo la dirección del GRUPO DE ESPELELOGÍA DE SÁMANO (GRAES). A 80 m. de la entrada se observa una inundación de agua y lodo de 644 m. de longitud y metro y medio de profundidad que la hace impracticable debido al espesor del fango que alcanza hasta un metro de altura. Fotos: Nicolas Santurde.

Boca de entrada por Vizcaya, boca sur:

EntradaVizcayareduc

Entrada por Vizcaya, el 9 de agosto de 2008. El agua forma un embalse de unos 80 m. con una profundidad de metro y medio, con fango de unos 20 cms. de altura. En la foto derecha puede observarse los diferentes niveles de agua de la zona embalsada. Fotos Nicolas Santurde.

EntradaInundaciónCantabria

Aunque la sección del arco es casi siempre aperaltado en la zona de la entrada por Vizcaya se aprecia la sección de arco de medio punto. Esta característica de cambio en la tipología en el arco se aprecia también en el túnel de Valverde (en Mioño), en la misma vía de Castro – Traslaviña. Foto Nicolas Santurde.

Elementos constructivos.

La bóveda del túnel.

Llama la atención las diferentes técnicas de construcción. A lo largo del túnel apreciaremos el túnel desnudo de revestimientos, a continuación revestido de ladrillo visto, luego mampostería de piedra caliza, vuelve el túnel desnudo… Este mosaico de técnicas sin duda viene como consecuencia de las propias necesidades de mantenimiento del túnel. La otra característica es la omnipresencia de restos de hollín por la bóveda y paredes por efecto de la combustión de carbón de la máquina de vapor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los apartaderos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otros elementos constructivos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Espeleotemas.

1. En el suelo, calcificaciones y pisolitas: 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2. Coladas blancas sobre negro hollín.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

3. Coladas en la zona más húmeda y activa del túnel.

Son coladas y otros espeleotemas asociados a las zonas mineras que tiene alto contenido en óxidos e hidróxidos de hierro, de ahí la pervivencia de colores ocres:  marrón claro, marrón oscuro, rojo oscuro… que contrastan con las precipitaciones de calcita blanca y el fondo negro hollín.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Cortinas, dientes de sierra…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

5. Formaciones en el techo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

6. Micro espeleotemas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Restos de explotación de champiñón:

Es una explotación similar a la que hubo también en el túnel de Mioño, a mediados de los ochenta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Restos de instalaciones:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desprendimientos.

Se observan en un área muy reducida en la que el túnel no está revestido. Se localiza a 260 m. de la entrada por Vizcaya. El volumen de piedras desprendidas del techo y pared es muy escaso, entre dos y tres metros cúbicos.

DerrumbesNoReduc

Restos de piedras desprendidas de la bóveda y paredes en zona de roca desnuda del túnel.

Los escasos daños del túnel en más de 50 años de inactividad hacen albergar la viabilidad técnica de su rehabilitación, algo que no está exento de dificultades técnicas y que precisan de un estudio de viabilidad técnica y económica, que pasa por hacer un estudio geotécnico exhaustivo. La dificultad estriba en la gran longitud de túnel, 1.966 m, el que fuera el segundo túnel más largo de España de los ferrocarriles de vía estrecha.

Dos ejemplos de túneles de vías verdes rehabilitados: Uitzi y Arquijas.

El túnel de Herrreros puede ser un proyecto común para los gobiernos autonómicos de Cantabria y de Euskadi.

El túnel más largo de los ferrocarriles de vía estrecha de España, el túnel de Uitzi en Navarra, de 2.680 m., también está vinculado a una vía verde, la vía verde de Plazaola  entre Andoain (Gipuzkoa) y Lekunberri (Navarra). Este túnel está habilitado desde el año 2010 para su circulación por paseantes y ciclistas (actualmente reparándose y con obras de mejora). Su presupuesto fue de 1.391.908 €, si bien la obra se ejecutó por algo menos debido al procedimiento de subasta. Su financiación corrió a cargo del consorcio turístico de Plazaola, del que forman parte varios ayuntamientos y la diputación foral de Navarra. 

Otro de los largos túneles es el de la vía verde del Ferrocarril Vasco-Navarro , el túnel de Arquijas de 1.415 m., en Acebo, entre Vitoria y Estella. Es un túnel en el que la iluminación utiliza como fuente placas solares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es obvio que las tipologías de estos dos túneles son muy diferentes, nada que ver con el aspecto visual del túnel de Herrreros (su construcción data de unos treinta años antes de los túneles de Uitzi y de Arquijas). En función de ello su tratamiento rehabilitador debe ser otro, y otro debe ser también el sistema de explotación y uso de este túnel.

Pero nada será si nada se hace, y para ello sería bueno que la rehabilitación del túnel de Herreros esté en algún horizonte, primero en el de los ayuntamientos (Castro Urdiales y Enkarterrialde), y luego tal vez en la voluntad para disponer recursos económicos de los dos gobiernos autonómicos: el de Cantabria y el de Euskadi. Creo que no debiera desdeñarse la posibilidad de rehabilitar este recurso cultural y convertirlo, ciento veinte años después de su construcción, en una hermosa vía de comunicación verde que, dicho de paso, significaría también un recurso turístico de gran interés para Castro Urdiales y los municipios de Enkarterrialde. Una visión común y un proyecto de futuro para rehabilitar el patrimonio cultural y para unir a los pueblos de forma saludable.

Vuelvo al camino para terminar este relato con las fotos que saqué el domingo, 16 de abril, acercándome al túnel de Herreros con mi bici desde Castro:

Herreros1

Acercándome a la entrada del túnel. LLegar en bici o andando desde la vía verde de Castro Traslaviña ya es sí mismo un goce para los sentidos, gracias a que en este rincón aún se conserva la vegetación autóctona que también conocieron quienes habitaron el poblado minero de Herreros.

Herreros2

Cascada que forma el arroyo de Herreros. Antiguamente el arroyo estaba canalizado y su agua era aprovechada para abastecer de agua a la máquina de vapor del tren.

Herreros3

Entrada del túnel en la que se observan los restos de cuando fue cerrado para uso de cultivo para el champiñón.

Herreros4

Vuelvo sobre mis pasos, y contemplo el camino de vuelta con una reflexión que ahora reescribo: Una visión común y un proyecto de futuro para rehabilitar el patrimonio cultural y para unir a los pueblos de forma saludable.

 

Juantxu Bazán, 17 de abril de 2017.

(Con el agradecimiento al grupo GRAES y en especial a Kisky Santurde, Rolando Fernández, y Jose Arozamena que en aquellos días de julio y agosto de 2008 me enseñaron a apreciar las bellezas del mundo subterráneo)