La “Champion League” de los ricos del mundo.

Hace unos días los medios de media España (yo lo vi en el Telediario) celebraban que un español, Amancio Ortega, hubiera alcanzado el ranking de HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO. Los locutores podían permitirse esta vez dar una “buena noticia” en primera plana, la presentación por fin de un logro de la marca España, algo comparable al oro olímpico. En esta ocasión nuestro compatriota Amancio era el primero en el pódium de los más ricos del mundo. No es la primera vez; el dueño de Inditex ya había sido el más rico durante unos meses durante el 2015. Ahora resulta que ser el más rico es algo tan oscilante como la bolsa y se puede perder el puesto en la cima del mundo en función de cómo vayan los negocios. Para retransmitirlo, la revista Forbes ha ideado un ranking que nos permite saberlo en tiempo real. Así, el pasado miércoles, a las 11:00 nuestro Amancio es el más rico, pero a las 13:30 es relegado por Bill Gates quien recupera el trono, y a las 16 horas vuelve a ser Ortega otra vez el que se alza el primero en la “Champion League Multimillonairess”. Es emocionante. ¡Qué buena idea la de Forbes!, ahora los amantes de la sociedad del espectáculo tenemos un ranking más para divertirnos y poner toda nuestra pasión por nuestros ricos favoritos. Sabremos lo que ganan y pierden día a día, hora a hora, la acumulación de riqueza retransmitida en directo. Tanto Forbes como Bloomberg (otro de los medios que se ocupan de estas cosas) ponen a nuestra disposición una aplicación en nuestros móviles para no perder detalle durante el trabajo, en la playa o mientras viajamos en autobús. Amancio Ortega, Bill Gates, Warren Buffet, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg… tienen ahora un estímulo excitante para ser más ricos cada día. Ricos y famosos.

losmasricosforbes

Página de la revista FORBES con el ranking de los diez más ricos del mundo el 6 de septiembre en tiempo real.

 

losmasricosboomberg2

La revista Bloomberg compite con Forbes en la elaboración del ranking, con profusión de datos y efectos visuales.

En la sociedad del espectáculo sabemos con precisión lo que gana los más ricos. El miércoles 6 de septiembre Amancio Ortega era el hombre más rico del mundo, y almacenaba una fortuna de 79,2 billones de dólares después de haber obtenido beneficios ese día de 1,1 billones de dólares (1.100 millones de dólares en el sistema de medición europeo). Si Amancio Ortega se decidiera a fundar la República de Zara su producto interior bruto le colocaría en el puesto 63 entre todos los países del mundo, por delante de Azerbaiyan, Eslovaquia, Ecuador, Túnez, Siria, Bielorrusia, Luxemburgo, Bulgaria, Eslovenia, y 150 países más. Su fortuna es superior a todo lo que suman países tan pobres como Mozambique, Malí, Liberia, Ruanda, República Centro Africana, Guinea, Congo, Eritrea y Malawi, donde habitan casi 140 millones de personas. Pero dejemos a Ortega un rato. Desde la crisis la brecha entre los más ricos y los más pobres se abre cada vez más. El 1% de los más ricos posee el mismo dinero e inversiones que el 99% restante de la población (según la estadística de Credit Suisse). Tan solo los 85 más ricos, los que salen en Forbes, tienen la misma riqueza que la mitad más pobre del mundo.

En la sociedad del espectáculo, la misma que sabe muy bien lo que ganan los ricos, no controla con la misma exactitud los que mueren por ser pobres. El mismo día en que Amancio Ortega ganó 1.100 millones de dólares habrían muerto entre 11.000 y 12.000 personas de hambre o malnutrición, la mayoría niños menores de 5 años. Son datos de la ONU, si bien algunas ONG’s elevan esa cifra a 20.000.

Los datos para la esperanza vienen a través de la ONG “Acción contra el hambre”: 422.325 niños salvados contra el hambre por la acción de esta ONG en el año 2014. Pero es insuficiente. El hecho de que un solo niño en el mundo se muera de hambre debiera clavarse en nuestros estómagos. De acuerdo con los cálculos de esta ONG, bastarían 9.000 millones de euros al año para aplicar el paquete básico nutricional en los 15 países con mayor desnutrición, casi todos del África Subsahariana. Ahora se puede calcular con escrupulosa exactitud el tiempo en el que los más ricos tardan en acumular esos nueve mil millones, y podremos darnos cuenta que basta con unos días, o acaso unas horas para que unos pocos ricos acumulen el equivalente vital de decenas de millones de personas. Nueve mil millones son una propina de mierda para los ricos de la “Champions league”.

Debe quedar claro que la lucha contra la pobreza no requiere donativos, sino una decidida intervención contra las causas de la desigualdad. Riqueza y desigualdad son las dos caras de un mundo que tiene recursos suficientes para todos, pero que están escandalosamente mal repartidos. Dicho de otra manera: la causa de que muchísimos sean muy pobres radica en que poquísimos son demasiado ricos. No se trata de crecer, sino de repartir, redistribuir, e intervenir contra la excesiva acumulación de riqueza, más allá incluso de las políticas fiscales.

inditex_anuncioaccioncontraelhambre

Noticia en la edición digital de El País del 18 de marzo de 2015 en la que se da una noticia sobre los beneficios de Inditex y se muestra un enlace a la web de “Acción contra el Hambre” para colaborar con esta ONG:

Así que cuando veo en el Telediario o leo en la prensa las noticias de la “Champion League Multimilllonairess” me pongo de los nervios. Y no es solo porque se nos retransmite en directo el relato de la riqueza y de la enorme desigualdad que padece el mundo, sino porque además nos tenemos que tragar toda su obscenidad. Los mismos principios morales que nos obligan a luchar contra el hambre y la pobreza debieran servir para recordad que cada vez que Amancio gana el resto de la humanidad pierde porque todo se lo queda él. No debieran ser emoticonos de aplausos y sonrisas de satisfacción los que veamos cuando se dan los datos de esta Champion League, sino luces rojas de alarma porque sigue creciendo la desigualdad en un el mundo que no hace nada para evitarlo.

 

Juantxu Bazán, 13 de septiembre de 2015.

Más noticias:

Juantxu Bazán: Contra la riqueza que empobrece.

Asia, la gran fábrica de Inditex.

La verdad oculta tras una prenda de ZARA.

Jordi Évole desnuda al imperio de ZARA.

 

 

Deja un comentario

2 comentarios

  1. antonio

     /  16 septiembre, 2016

    Ciertamente es triste que se publique como un éxito patrio el que sea un español el hombre más rico del mundo, como analizas casi perfectamente, pero quizá sea incluso más deprimente y desesperante que también se haya publicado como otro éxito patrio el que se hayan reunido en un lugar de España, cuyo nombre no recuerdo, quizá ‘El Retiro’, el mayor número de cazadores de pokemons del mundo. Vaya por delante que no comparo este fenómeno con el del hambre infantil, sino un éxito español con otro éxito español.

    Responder
    • Pues si, de acuerdo contigo. Ya hablo un par de veces en el artículo de la sociedad del espectáculo… creo que incluso se podría ir más allá: en la sociedad del espectáculo la banalidad es centro de atención y consumo de las masas (a veces mal llamada ciudadanía). Pero lo de los ricos estén peleándose por quién tiene más y que eso sea digno de aplaudirse es jodido de encajar.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: